miércoles, 1 de enero de 2014

Una colección de caganes



Natural como la vida misma



Hoy vamos a presentaros otra colección de Magi, nuestro colaborador y amigo de Tarragona, y de su hijo. El tema puede parecer (y es) un poco escatológico, pero eso no nos parece motivo suficiente como para ignorarlo.  
Se trata de una figura que se coloca en los belenes que se hacen en Navidad, evocando el Nacimiento de Jesús. Representa a un personaje que está en cuchillas, haciendo  al aire libre algo que las buenas maneras aconsejan  hacer en privado, así es que, normalmente, se le pone en un sitio discreto, ya sea escondido detrás de un árbol, de unos matorrales, de una casa, en un granero, debajo de un puente, etc. para que no se vea mucho... 
No obstante, pese al intento (?) de ponerlo a salvo de las miradas, con el fin de que no interfiera en el mensaje de la escena religiosa, la verdad es que los niños, después de mirar al Niño Jesús, lo que enseguida buscan es al caganer. Les encanta descubrir donde está escondido y compiten entre ellos por ver quién lo encuentra primero.
Es muy posible que esta figura surgiese durante el periodo del barroco (a finales del siglo XVII) dado que ese movimiento artístico buscaba un realismo extremo, que se plasmaba de modo particular en las escenas costumbristas, en las que se describía con gran crudeza la vida del pueblo.
Parece ser que al principio este personaje apareció representado en algunos azulejos e ilustraciones, y no fue hasta el siglo XIX cuando se incorporó al Belén. Se consideraba que su presencia era beneficiosa, por que ayudaba a abonar los campos, así es que pasó a ser un símbolo de la fertilidad.  
Actualmente suelen estar hechos en barro o arcilla, pero también se venden de plástico, metales, madera, etc.
Por lo que respecta al tamaño, se presenta en diferentes medidas y, lo que se hace normalmente es adecuarlo a la misma altura del resto de las figuras del Pesebre, aunque no faltan otros ya más grandes que no se colocan en el Belén, sino que se exponen individualmente.
El personaje en cuestión es muy popular en Cataluña, y también se encuentra en la Comunidad de Valencia, en la de Murcia, en Nápoles y en Portugal. Países como China y Estados Unidos se han interesado por él. 
Cuando se empezó a popularizar esta figura en el Belén, la persona representada no tenía ninguna característica especial. Su vestimenta se inspiraba en la del típico payés (agricultor) catalán, con el popular gorro rojo llamado barretina y una faja en la cintura, y una particularidad suya era que en muchas ocasiones se le representaba fumando en pipa. Después de la guerra civil, a veces se sustituía la barretina por un sombrero de paja.
Fue en la década de los 80 cuando se empezaron a fabricar personajes de todo tipo, imitando la actitud del caganer. Primero se representaban solo varones, pero hace unos cuarenta años Luis Vidal incorporó la figura femenina, concretamente en los años 70, cuando se pusieron de moda las minifaldas. Desde luego, también se han hecho niños, estatuas, héroes de cómics,  etc.  
Cada año, llegadas las fiestas natalicias, salen al mercado nuevas figuras de personajes populares, que representan a destacadas personalidades de la política, el deporte, diversos campos artísticos, superhéroes, etc. todos ellos famosos y conocidos tanto a nivel nacional como mundial.  
Para muchas personas, esta peculiar figura del Belén, es un detalle travieso y simpático, dentro de un escenario tan formalista y tierno como es el de un Nacimiento, aunque, evidentemente, no faltan opiniones en contra, y lo consideran de mal gusto. Lo cierto es que en ningún momento se pretende hacer de él un personaje irreverente ni una burla a la religión, es por eso que la Iglesia lo ha aceptado.    
Magi padre, siendo niño, empezó su colección el día que su madre apareció en casa con dos de estas figuritas. Una de ellas era de plástico y la otra de barro, y todavía las conserva.
En aquella época no era fácil encontrarlas en Tarragona, además se vendían exclusivamente en el periodo natalicio. Pero el lugar ideal para encontrarlas era en la Feria de Santa Lucía de Barcelona, mercadillo de Navidad que se celebra cada año delante de la Catedral.Con mayor o menor dificultad, el caso es que Magi se ha hecho con una colección de 800 piezas. También es verdad es que ahora resulta más fácil conseguirlas porque se venden durante todo el año y es posible encontrarlas en muchos lugares a través de internet. 
Bueno, creo que con esta trilogía de colecciones con tema natalicio, ya hemos podido reflejar un poco diferentes aspectos de estas fiestas. Aún quedan cosas en el tintero, pero las guardamos para el próximo año. Y queremos terminar con un ¡FELIZ AÑO NUEVO! para todos. Ojalá sea así... o así sea.