martes, 21 de enero de 2014

Una colección de Betty Boop



BOOP-OPP-A-DOOP! 


Carla Tost es una joven de Tarragona, que ahora vive en Calafell, coleccionista de un personaje muy popular y femenino: Betty Boop. Bueno, me imagino que habría mucho que hablar sobre por qué se suele definir como "muy femenino" el tipo de mujer que representa Betty Boop, y qué se supone que es ser femenina, etc.  pero esto es un blog de coleccionismo, no nos vamos a meter en berengenales.
A Carla le gusta precisamente esa manera de ser de Betty, a la que encuentra muy graciosa, coqueta y hasta provocativa. Además, hay que reconocer que va siempre elegantísima, eso sí, habitualmente con poca ropa, pero muy cuidada.
También le interesa a Carla, el hecho de que Betty Boop haya sido el primer dibujo animado que se hizo de una chica.
Este personaje, que 
nació en Estados Unidos y ya tiene 87 años, vio la luz por primera vez en agosto de 1926. Sobre sus características físicas, aparte de las que ella procura poner en evidencia, podemos decir que mide 1.60 m. de altura, pesa 52 kilos y tiene los ojos verdes. 
Sobre sus orígenes hay que recordar que fue creada en los Estudios Fleischer, estudios fundados por los Hermanos Max y Dave Fleischer el año 1921, y de cuya distribución se encargaba la Paramount. Su primer ilustrador fue Grim Natwick, animador en los estudios de Walt Disney, que recibió el encargo de hacer un personaje réplica de la artista Helen Kane, cantante y actriz, contratada por aquél entonces también por los estudios de la Paramunt Pictures. 
Betty debutó en la serie de dibujos animados Talkatoons, que tuvo 42 capítulos. Al principio representaba un personaje secundario y fue la novia de Bimbo, un perrito. Ella representaba a un caniche con aspecto de mujer, pero posteriormente se le dieron atributos humanos. Esta remodelación tuvo lugar exactamente en el año 1932. De todos modos, aunque ese fue el cambio más importante, la imagen de Betty tardó bastante en concretarse y experimentó varias modificaciones con el paso del tiempo.
Una de las transformaciones de look tuvo lugar a mediados de los años 30, cuando la censura intervino en el diseño de los modelos que lucía la vistosa chica y empezó a bajar sus faldas y a tapar sus escotes. También hubo cambios en los guiones y hasta en su personalidad. Para hacerla más discreta y darle una apariencia más de estar por casa, dejó de vivir en la gran ciudad para instalarse en un área rural y se le hicieron desempeñar cometidos de lo más respetable, como maestra de escuela y enfermera, y hasta fue ama de casa.
Hay que reconocer que la personalidad de Betty no permite encasillarla en ningún tipo de mujer. Con su despampanante figura, parece ser que la edad que "oficialmente" se le atribuye al personaje es de solo 16 años. Esta juventud se procura poner de manifiesto gracias a la voz aniñada con la que se le ha dotado y también en la inocencia con que muchas veces reacciona ante ciertas situaciones. Digamos que esto da lugar, también, a muchos malentendidos, en los que se evidencia la candidez de la niña. Por cierto, que la voz de Betty fue casi toda su existencia la que le dio Mae Questel.
Volviendo al tema de su personalidad, aunque hemos comentado que se la clasifica de muy femenina por el hecho de mostrarse muy sexy, también es verdad que otras personas consideran que eso es un cliché y que en realidad no es la joven frívola y un poco simple que podría dar a entender su apariencia, sino que es una feminista con inquietudes, que hasta se presentó nada más y nada menos que a la presidencia de EE.UU., combatió gansters, etc. Lo que pasa es que a Betty le gusta cantar y bailar y le va el espectáculo. 
Nuestra coleccionista empezó a coleccionar figuras, muñecas y pins de Betty hace ya cuatro años.
Para ir ampliando su colección, va a mercadillos o compra en tiendas dedicadas a los cómics, donde siempre suelen tener algunas cosas de su chica favorita. Otro lugar donde suele encontrar material de Betty es en Port Aventura, ya que allí es una de las estrellas invitada.
Y si alguien se pregunta que significa la frase del título BOOP-OPP-A-DOOP, digamos que tiene una historia curiosa.
Parece ser que la utilizaba Helen Kane, la estrella imitada por Betty, en alguno de sus números musicales. Como a Helen las cosas le empezaron a ir más bien mal en su carrera profesional, mientras que a su "copia" le iban cada vez mejor, pensó que lo inteligente era intentar sacar provecho del éxito de su rival, y demandó a los productores de Betty Boop, los hermanos Fleisher, una gran indemnización por haber utilizado "su" frase,
Boop-Opp-A-Doop. Efectivamente, ellos reconocieron (cuando acabó el juicio) que la pusieron en boca de Betty porque la decía ella, pero consiguieron demostrar que había otras cantantes que la habían utilizado antes que Helen, por lo que ésta perdió el juicio.
La producción de los films de Betty Boop cesó en 1939, pero su existencia continúa fresca y moderna compitiendo con superhéroes y personajes extravagantes de todo tipo, desde Popeye a Superman pasando por el Pato Donald. 
Tan actual es esta estrella de la pantalla, que hasta una chica de nuestros tiempos, como Carla, se identifica a veces con ella, por ejemplo, al querer gustar o estar guapa. Y nosotros, sin importarnos para nada cuál es el look de Carla, queremos darle a ella las gracias por habernos hablado de su colección, y a Magi por haber hecho las fotos.  


1 comentario:

MAILER HERNANDEZ dijo...

HOLA DE QUE PARTE ERES SOY VENEZOLANA COLECCIONISTA DE BETTY BOOP DESDE HACE 2 AÑOS ME GUSTARIA COMPARTIR INFO CON TIGO MI EMAIL ES MAILERHERNANDEZ@GMAIL.COM ESPERO PUEDAS RESPONDERME