martes, 10 de mayo de 2022

Para recordar


HUEVERAS CONMEMORATIVAS


Se llaman así a las hueveras que hacen referencia, ya sea con imágenes o con textos, a acontecimientos oficiales o privados que se quieren recordar, desde la coronación de un rey a la Primera Comunión de un niño o su nacimiento.

Las hueveras dedicadas a monarcas empezaron a fabricarse durante el reinado de la reina Victoria, en Inglaterra.

Las que se dedican a celebraciones de ámbito privado son muy variadas y encontramos desde las mencionadas anteriormente, hechas para nacimientos, bautismos y primeras comuniones, hasta las que se ofrecen en las bodas, aniversarios de la fundación de clubs, asociaciones, etc. Hay que destacar que las hueveras de Primera Comunión no son conocidas en todas partes y es en España donde son más populares.
















sábado, 23 de abril de 2022

La mención FOREIGN

y las hueveras                 

Hasta finales del siglo XIX, no era obligatorio marcar con el nombre del país las exportaciones que se realizaban desde Europa a Estados Unidos. Fue en 1890, cuando una ley del Congreso norteamericano, llamada McKinley Tariff Act, promulgada el 1 de octubre del mencionado año, impuso  tarifas y pagos especiales a productos importados de Europa, además de exigir que apareciera en ellos el nombre del país exportador. Eran medidas proteccionistas para el mercado nacional.

En 1893, Alemania optó por enviar sus productos con la denominación FOREIGN, que procuró seguir utilizando hasta años después de la Primera Guerra Mundial, cuando los productos fabricados allí tenían muchas  dificultades para introducirse en el mercado norteamericano, estando todavía tan viva la experiencia de la contienda. Japón siguió los pasos de Alemania.  

En 1923 una revisión de la ley arancelaria americana, exigió que todos los productos debían identificarse dando a conocer el país donde habían sido fabricados. La obligatoriedad de dichas medidas se llevó a cabo en dos pasos. Primero se aplicó a Alemania, que tuvo que renunciar al FOREIGN por un "Made in Germany" en todo lo que exportaba a USA  y, después, se exigió lo mismo a Japón y Checoslovaquia.

Así pues, cuando encontramos una huevera con la mención Foreign, sabemos que es relativamente fácil datarla, con un pequeño margen de error. No es tan fácil saber, dentro de las piezas que llevan la denominación FOREIGN, las qué país provienen, aunque también existen algunas características que ayudan a su identificación.   













 (De la colección de M. J. Fuster)


lunes, 21 de marzo de 2022

Hueveras de Pascua

 

 ¿Cómo son?











Las hueveras de Pascua, como es lógico, están inspiradas en los protagonistas de estas fiestas: los huevos, el cordero pascual, los pollitos, los conejos. Partiendo del huevo, que es el símbolo de la vida, toda la iconografía de estas fiestas hace referencia al ciclo de la primavera, la fertilidad, el renacimiento o resurgir... 
Las hueveras de estas fechas suelen ser más grandes de lo habitual, porque muchas veces las venden con un huevo de chocolate en pastelerías, supermercados... También suelen estar hechas en materiales baratos, ya sea hojalata, madera, cerámica, plástico, resinas, etc. pues están dedicadas principalmente a los niños y más que el refinamiento de la pieza se busca plasmar una fantasía, que sean divertidas, coloristas. 

    





Encontrareis una pequeña representación de este tipo de hueveras en nuestra exposición, en el Museo de Juegos Tradicionales de Campo (Huesca). 




martes, 1 de marzo de 2022

Michigan (USA)


PUBLICIDAD


Las hueveras que os presento a continuación, forman parte de un lote de cuatro piezas diferentes fabricadas en Japón, en la década de los 50. Estaban dedicadas a la publicidad de los huevos de gallina producidos en Michigan, con el fin de aumentar su consumo. 

Michigan es uno de los estados de Estados Unidos, y está situado en la frontera con Canadá. Recibe su nombre de uno de los cinco Grandes Lagos que se extienden por ese área geográfica. La avicultura, así como la industria agropecuaria, son dos sectores que han aportado riqueza a la región, entre otros. 

Volviendo a las hueveras que nos ocupan, queremos señalar que cada una de ellas lleva en su parte posterior, a modo de logo, la frase: EAT MICHIGAN EGGS, que en el transcurso del tiempo se presentó escrito de dos modos diferentes: bien una palabra debajo de otra, en tres filas, o las tres palabras seguidas, en una sola fila. 

Aunque hemos comentado que el lote que se hizo para la campaña publicitaria era de cuatro piezas, solo podemos mostrar tres de ellas, porque la cuarta ¡no la hemos conseguido!  De momento...

Estas piezas son de porcelana, variando la finura de la misma a lo largo del tiempo. También podemos decir que están pintadas a mano, lo que es evidente observándolas, ya que todas ellas, siendo del mismo modelo, presentan pequeñas diferencias en la ejecución de los motivos decorativos.


  

miércoles, 26 de enero de 2022

coleccionar 3.- No esperes

 NUMERAR Y CATALOGAR.- 3


Suele pasar que uno empieza a comprar reiteradamente, casi sin darse cuenta, algún objeto que le gusta,  o a guardar algo que le llama la atención, sin haber pensado antes en coleccionarlo. De repente, un día, descubre que tiene un cajón lleno de posavasos o una caja con  monedas, etc. y, es entonces, cuando piensa en coleccionarlos. Estas situaciones conllevan un retraso a la hora de numerar las piezas y organizar la colección, pues no hemos fijado ningún criterio sobre la información que queremos buscar y ofrecer, ni los aspectos que más queremos resaltar, etc. (por ejemplo, si preferimos destacar de qué país o ciudad son los posavasos, o que publicidad aparece en ellos; o el orden cronológico de entrada en la colección, etc.).

Hoy día, los buenos coleccionistas tienen todo informatizado. Ellos hacen  fotos de cada pieza, introducen los datos que quieren sobre cada una de ellas, pueden hacer listados atendiendo a diferentes  búsquedas, etc. Todo esto supone un trabajo, eso no se puede negar, pero proporciona un conocimiento detallado de la colección.

Yo empecé la colección hace unos 50 años. Después de la nº 1, 2 y 3, empecé a comprar hueveras, sin pensar en numerarlas en el momento, pues pensé que si un día quería hacerlo me acordaría de dónde las había comprado y otros detalles. A veces ponía una señal en el interior de la base con el esmalte de uñas, para identificarlas en el futuro... Antes de llegar a cien, ya me di cuenta que aquello era un montón de ejemplares sin orden ni concierto y que, al menos, tenía que numerarlas y ofrecer algún dato. Me compré un cuaderno y empecé la labor. Ponía quién la había adquirido, dónde y el año. En la parte interna de la base, cada pieza lleva su número correspondiente. 

Pero, al cabo de poco tiempo, me di cuenta de que con esos datos no podía identificar la pieza descrita, así es que añadí alguna información: "porcelana, motivo floral en tonos rosa y rojo, rayita dorada junto el borde superior...". Sin embargo, ¡ESO TAMPOCO FUE LA SOLUCIÓN! Podía haber cantidad de hueveras que respondieran a la misma descripción. La solución llegó cuando decidí hacer un dibujo, no perfecto, porque no se dibujar bien, pero si reproduciendo lo más exactamente posible las características de cada pieza, para poder saber, en un momento determinado, si ya la tenía o no. Vamos, anduve un camino tortuoso antes de llegar a las autopistas por las que ahora transitan los coleccionistas.  

      


domingo, 23 de enero de 2022

Coleccionar-2


ELECCION DEL TEMA- 2


Huevera nº 1 de la colección

A veces no tenemos muy claro por qué nos inclinamos a coleccionar algo determinado, pues, evidentemente, hay cosas que despiertan nuestra curiosidad e interés y otras no.  Parece lógico recomendar al futuro coleccionista que, antes de empezar, estudie un poco las posibilidades que va a tener si se pone a coleccionar algo especial, por ejemplo, si le va a resultar fácil encontrar nuevas piezas; si su adquisición resultará onerosa para sus posibilidades económicas; con qué espacio cuenta para darle cabida, etc. Si después de hacer ese examen decide seguir con lo que había pensado, resulte o no recomendado, esa es la señal de que ha elegido bien, de que esa es la colección que tiene que hacer, pues no le importan los inconvenientes.

Yo no me paré a sopesar nada, así es que no soy un buen ejemplo. Digamos que llegué a las hueveras por casualidad.

En uno de los viajes que hice para visitar a mis padres, después de casada, le dije a mi madre que me iba a  llevar una de las cuatro hueveras iguales que tenía en una vitrina. 

- ¿Es que no hay hueveras en Barcelona? ¿no te puedes comprar una allí? - me dijo ella, más bien fastidiada.

- Es que me gustan estas - y entonces recibí una inspiración, una justificación para ablandar a mi madre. - Voy a empezar una colección - le solté.

La verdad es que nunca hasta ese momento había prestado la menor atención a ninguna huevera. Pero desde que me percaté de su existencia, justo aquél día, fue un flechazo y supe que, a partir de ese momento, ya no las podría ignorar.

Huevera nº 1. Comprada en Montserrat

Así fue como empecé la colección, con la de la vitrina de mis padres, que fue la número 1. Y cuando se lo dije a mi suegra, que me hacía más caso del que me merecía,  me regaló la número 2, que compró de recuerdo en  una visita al Monasterio de Montserrat. Y la número 3 fue otra que le volví a saquear a mi madre, y era de Arcopal, hecha en Francia y comprada en Andorra. Y así sucesivamente, ¡la colección estaba en marcha!

Huevera nº 3. Arcopal. Margarita.

La imaginación de la gente no tiene límites, y repasando algunas de las colecciones que he tenido oportunidad de presentar en este blog PROCOLECCIONISMO, encontramos cosas tan dispares como:

- colección de fotografías encontradas en la basura

- de anillas de paloma mensajera

- cuchillas de afeitar

- etiquetas de queso fundido

- billetes de Banco de África Occidental

- cactus y crasas

- letras de tango

- Exlibris

- cofias de enfermera

Sólo por citar algunas. Y de todas ellas se puede aprender y disfrutar, porque por pequeño e insignificante que sea el objeto elegido para nuestra colección, cada uno lleva una historia detrás, nos habla de una sociedad, de una época, de una técnica, etc.