domingo, 12 de abril de 2009

Una colección de hueveras




algo muy


muy


especial




María José Fuster hace una colección que casi todo el mundo toma a risa, pero que ella lleva muy en serio y a la que dedica muchas de sus energías: colecciona hueveras. ¿Por qué ha elegido este objeto de colección y no otro? pues no lo sabe, porque hay muchas otras cosas que le gustan y le interesan, pero han sido las hueveras lo que más le han llamado la atención.

Tenemos que precisar, porque a veces hay confusiones con este término, que la huevera es el recipiente destinado a ubicar el huevo pasado por agua, con el fin de poderlo comer tranquilamente (se llama huevo pasado por agua aquél que ha hervido durante unos tres minutos y medio, quedando la clara dura y la yema sin cuajar).


La huevera es, pues, un objeto útil y funcional, que puede ser bonito, divertido, ingenioso... También es una ventaja para los coleccionistas el que sea de tamaño pequeño y que cueste poco dinero. Los materiales en los que están hechas las hueveras son variadísimos, pues pueden ser de porcelana, cerámica, madera, plástico, alabastro, metal, cristal, resina, hueso, corcho, etc.

La imaginación del diseñador o artesano que crea una huevera, no se reduce a la forma de la misma, sino también a los accesorios con los que la acompaña, pues frecuentemente se vende con su cucharita correspondiente, con un salero y pimentero de conjunto, a juego con una bandejita o un plato, con taza, con servilletero, incluso con reloj de arena. Y no siempre viene sola, pues se presenta en grupos de dos, tres, cuatro, seis u ocho unidades. También existen hueveras-silbato, hueveras con ruedas, etc.
Por lo que se refiere a la forma cabe señalar que además de las de forma común, es decir, aquellas que son como un pequeño cáliz, hay otros tipos bastante populares.

Se encuentran en el mercado las llamadas dobles (como unidas por la base, con uno de los cuerpos más grande que el otro, o ámbos iguales); figuras (la huevera representa una persona o cosa), hueveras integradas en un plato; cilíndricas (no tienen pie y son igual de anchas en la base que en el borde superior); bucket (sin pie, más estrechas en la base); medio cascarón, etc.

Los temas elegidos para la decoración suelen clasificarse a gusto del coleccionista, que suele distinguir entre infantiles, conmemoración, souvenir, diseño, mundo vegetal, animales, publicidad, figuras, etc.

Como ocurre con cualquier otro objeto, por anodino que parezca, conocer el origen y la evolución de las hueveras nos puede aportar información interesante sobre aspectos culturales, económicos y sociales de los pueblos que las han utilizado (y de los que no lo han hecho).

La referencia más antigua que se tiene de ellas es una representación que aparece en unos mosáicos encontrados en las ruinas de Pompeya. También se descubrieron allí, durante unas excavaciones, un par de conjuntos de hueveras de plata uno de los cuales se encuentra en el Louvre y otro en el Museo Nacional de Nápoles. No obstante, salvo algún otro caso puntual no se tiene constancia de que se usara en Europa este "utensilio" hasta prácticamente mitad del siglo XVI, lo que puede obedecer a diversas causas.

La razón de que la huevera no haya dejado huella durante un largo período bien podría ser, por ejemplo, a) porque no se consumieran huevos pasados por agua en aquellos tiempos; b) porque se comieran en otros recipientes (vasos, copas) o, c) simplemente, que como antiguamente las hueveras más populares se hacían en madera, la caducidad de este material haya impedido que llegaran ejemplares hasta nuestros días.

En el Victoria & Albert Museum de Londres hay piezas de plata datadas en 1560 y, de finales del siglo XVI, también se pueden admirar algunas hueveras en el Louvre o el Museo de Artes Decorativas de París.

En realidad, fue a partir del XVII cuando comenzó a difundirse por Europa la utilización de las hueveras. No obstante, su popularización tuvo lugar a partir del reinado de Luis XV en Francia (1715-1774), que coincidió con los inicios de la fabricación de porcelana en Europa y un refinamiento en lo que se llamó arte de la mesa. El hecho de que al abaratarse los precios las piezas del llamado "oro blanco" fueran accesibles a un mayor número de personas, fomentó que, junto al uso de platos decorados, fuentes, soperas y otras piezas de la vajilla, la huevera llegara a las mesas y vitrinas de muchos hogares acomodados.

En Inglaterra, en el siglo XVIII, además de los hermosos conjuntos de plata se sacaban a la mesa nuevos modelos de hueveras en porcelana finamente decorada, acompañadas de sus correspondientes cucharitas y saleros. Con la reina Victoria se difundieron las hueveras de porcelana con temas infantiles.

En la actualidad, probablemente es en Alemania donde se mantiene más la costumbre de comer huevos pasados por agua en el desayuno, lo que propicia que exista una gran variedad de modelos de hueveras en los comercios.

En España es curioso constatar que en algunas comunidades autónomas no existe la tradición de comer los huevos pasados por agua en hueveras, mientras que en otros lugares éstas han sido desde antaño piezas populares, que los artesanos locales han elaborado siempre. Mencionaremos el caso de Aragón donde se conocen desde muy antiguo, con el nombre de "copetas". Por cierto, que este nombre está más en consonancia con el que se utiliza en otras lenguas, pensemos sin ir más lejos en el "egg cup" de los ingleses o el "porta uova" de los italianos.


Nuestra coleccionista tiene actualmente más de 6.000 piezas, todas numeradas, clasificadas y casi todas ellas dibujadas en unos cuadernos que utiliza para el efecto. Por falta de espacio tiene que guardar la mayoría en cajas, lo que considera una verdadera pena. Le haría ilusión lucirlas de vez en cuando en alguna exposición, pero ya está perdiendo la esperanza de que esto pueda llegar a ser realidad algún día. Considera que una muestra de este tipo podría ser muy didáctica e interesante, pero las autoridades culturales de nuestro país estiman que este objeto no tiene bastante categoría artística, así es que no apoyan el proyecto. En Francia, Alemania, Reino Unido, etc. sí que han organido exposiciones en Ayuntamientos y Archivos Históricos, pero por nuestros lares falta audacia intelectual, al menos, eso es lo que cree ella.
En esta afición mjfuster (su nombre de guerra en el blog de hueveras) no está sola. Además de la generosidad y apoyo de muchos amigos y conocidos ha recibido la ayuda de su marido, que es prácticamente el principal proveedor de la colección. También ha colaborado con interés Daniel, su hijo, y Gloria, su hija, que se encargó de poner en funcionamiento un blog "Una huevera al día" en el que durante tres años,
día tras día, han ido apareciendo fotos e información sobre diferentes piezas de la colección. Actualmente el blog está "cerrado por obras" porque "se supone" que mjfuster está introduciendo todos los datos para poder utilizar un programa informático adecuado... Por cierto, en el año 2005 el blog obtuvo el premio al "Mejor blog inclasificable", concurso organizado por el diario "20 minutos". La colección también se presenta en inglés con el nombre de "Eggcups".

A la hora de pronunciarse por sus preferidas, María José piensa que si tuviera que decantarse sólo por un tipo de hueveras lo haría por las de forma clásica, en porcelana, con escenas infantiles o costumbristas.

Aunque lo interesante de la colección es descubrir cómo para una cosa tan simple como es comerse un huevo pasado por agua, el ingenio humano ha ideado tantas alternativas, lo cierto es que la forma de una huevera común parece condensar en ella la esencia de muchas cosas importantes, porque, como decíamos al principio, es bonita (por no decir bella), práctica, graciosa, poquita cosa pero útil, irremplazable, en fín, es..., es..., !algo muy especial!







14 comentarios:

Sebastián Damunt dijo...

Amiga María José:
Como puedes imaginar, me he hecho seguidor de tu simpático e interesante blog de coleccionismo. Sensacional me ha parecido este post sobre las hueveras. Interesantísima tu presentación y de gran interés cultural y artístico el tema de la colección. Les deseo a MJFUSTER y equipo que puedan conseguir algún día un local donde exponer la colección. Aunque he pinchado en su página y se ve muy bien presentada y organizada.
¡Enhorabuena!
Un saludo,
Sebastián Damunt

Rafael Castillejo - rafaelcastillejo.com dijo...

Hola María José: A este paso mo me extrañaría que también encuentres un coleccionista de huevos, incluidos los de dinosaurio. El problema sería que en tu acogedor espacio, incubara y saliera un T.Rex. Bromas aparte, muy bonita esta colección de hueveras, como casi todas las que consigues exponer. Un abrazo.

Tere dijo...

Que colección tan divertida: te felicito María José.

Anónimo dijo...

Esta es mi receta para los huevos duros:

Preparación:

Sumergir los huevos en un bote con agua fría, acompañándolos con una cuchara, y dejarlos hervir durante 12 minutos. Esperar a que se enfríen bien antes de quitarles la cáscara. Se pelan estupendamente bajo un chorro de agua fría.

Espero que os guste mi modesta aportación!

Silvia

Emilio Durand dijo...

Che!!!!!!!!. Muy buena la pagina. Voy a visitarla seguido. Tiene muy buenas recetas, sencillas y faciles de realizar.
U n abrazo a todos

FERNANDO dijo...

Amiga María José:

Sí que es una colección "especial": MUCHAS FELICIDADES

lacole dijo...

Gracias a todos por vuestros mensajes, receta incluida.
Normalmente para comer los huevos pasados por agua (cocción de 2.30 a 4 minutos)se rompe un poco la cáscara por arriba, se pone sal y se van introduciendo trocitos de pan (hay gente que se hace "bastoncitos") para mojar la yema. Después se termina de comer todo con una cucharita. Bon appétit!

Anónimo dijo...

Hola Maria Jose

Soy un coleccionista de "todo" pero por aquellas cosas de la vida No colecciono hueveras.
Pero dispongon de una "antigua" que me gustaria regalarte. Si estas interesada mandame un e.mail: info@marcapaginas.es
Felicidades por tu curiosa coleccion.

Saludos

Anónimo dijo...

hola mi nombre es Inma y tambien colecciono hueveras,empece hace mas o menos un año y solo tengo unas 400; pero tengo unas 50 repetidas, sabes como se podrian intercambiar?

lacole dijo...

He venido a leer los comentarios de mi colección y, ahora, dudo si me puse en contacto con el amable anónimo que me ofrecía una huevera. Tanto a él/ella como a Inma, o para el que pueda necesitarla, quiero facilitar mi dirección de correo, para poder ponernos en contacto:
mjfuster20@yahoo.es
Saludos a todos.

Juan Payá Sáez dijo...

Hola Mº José, no se si te llegará este comentario, quiero felicitarte por la magnífica colección que tienes. Diseñé unas hueveras, que fabrico con vidrio (soy artesano)y desde entonces busco información alrededor del huevo y la huevera y claro...."Una huevera al día" es de lo mejor que he encontrado estoy publicando un Blog donde hablo de todo esto.
http://ovrovo.wordpress.com/2013/01/27/ovrovo/

Si quieres echar un vistazo, son 210 piezas diferentes combinables entre sí, más de 400.000 combinaciones como especialista que eres y si no es mucho abusar ¿Has visto algo similar?

Felicidades una vez más y gracias

lacole dijo...


Hola,Juan, gracias por escribir. He visitado tu blog y las hueveras me han parecido estupendas. Te he dejado un comentario, no sé si ha salido... Juan, ¿me puedes escribir a mjfuster20@yahoo.es? me gustaría comentarte lo que me preguntas. Hasta pronto,

WORLD LOTTERY COLLECTOR dijo...

MUY BUENA Y MUY BONITA.

Gloria dijo...

Tengo 25 o 26 hueveras de mi madre que tb coleccionaba que no las quiero.... Si te interesan por 25 euros te las envío.