martes, 15 de abril de 2014

Una colección de veletas

Buscando el Viento

Daniel Riba Castro es un coleccionista argentino, que ahora vive en Pilar, en la provincia de Buenos Aires. Es profesor de Bellas Artes y maestro en cerámica y por culpa, o gracias a la pasión que siente por este tema de las veletas, cambió su actividad profesional, de profesor de Arte a constructor de veletas, otro modo de dedicarse a la actividad artística.
Como decimos, todo empezó con su pasión por las veletas, pues se recorría y recorre Sudamérica fotografiando y adquiriendo todas las veletas que le es posible, de todos los modelos que encuentra y en todo tipo de materiales. 
Y esta historia empieza así: Daniel participó en la guerra de las Malvinas y, hace unos cuatro años, se le ocurrió hacer como homenaje a los compañeros que participaron en aquella contienda, una veleta animada con la figura de un soldado de infantería. Dicho y hecho, la hizo y la colocó delante de su casa. Sus conocimientos como profesor de Bellas Artes y experto en cerámica fueron decisivos, porque le facilitaron todo el proceso de elaboración, desde el diseño, a la matricería, moldería, herrería, etc. A partir  de allí, le tomó gusto a ese trabajo y por eso, y también por cuestiones económicas, se puso a hacer todo tipo de modelos de aparatos que utilizan la energía eólica para su movimiento. 
A pesar de que su colección abarca todo tipo de veletas y de que él se dedica a construirlas de todos los modelos, en este espacio nos vamos a ocupar solamente de las tradicionales, dejando las animadas, molinetes, etc. para otra ocasión, porque queremos ofrecer todas las imágenes posibles de las obras de Daniel, ya que consideramos que vale la pena.
La verdad es que hay muchas personas interesadas por las veletas, pues son una manera de poner un toque de personalidad en un edificio tal vez anodino;  de dar a conocer las aficiones del dueño o dueña de la casa, incluso de mostrar su sentido del humor. Son como banderas que proclaman no una nacionalidad, que también se puede, sino una individualidad, que es más difícil.
Es por eso que muchos de los clientes de Daniel le piden un modelo exclusivo, que quieren plantar bien sea en lugares más o menos convencionales, como el jardín, un balcón, la terraza o en el tejado, o en otros más bien especiales, como en plena Cordillera de los Andes o en la Patagonia argentina y chilena, donde pueden soplar vientos de 130 K/h.

De todos modos, también es verdad que hay temas tradicionales y recurrentes y otros que se ponen de moda por circunstancias varias. Actualmente, la veleta que más le solicitan es la del jugador del Club Atlético San Lorenzo Almagro, precisamente el club del que es fan el Papa Francisco. Daniel hizo llegar una de estas veletas al Vaticano y la otra la presentó al Festival de Escultura Popular de Saint Ulrich, en Quebec, Canadá donde fue invitado como expositor. 
También nos cuenta Daniel que lo que más le solicitan son los modelos más económicos, como las veletas molinetes o las de fundición de aluminio. Su fabricación lleva mucho tiempo, pero él lo hace todo, desde la cabeza de los personajes, al cuerpo y todos los accesorios de los diferentes modelos. Incluso en la veletas de fundición en aluminio, realiza él mismo la matriz u original que se necesita para después hacerlas en serie.
Si queréis recordar un poco la historia de la veleta, podéis volver a visitar el comentario que dedicamos en este blog a la colección de fotos de veletas, de Jesús Monreal. Dentro de muy poco, en otro comentario, os mostraremos algunos ejemplares de las estupendas y divertidas veletas animadas que crea y fabrica Daniel Riba Castro. Para ir conociendo mejor su obra os recomendamos ir a su web "VELETAS ANIMADAS"