miércoles, 18 de enero de 2012

Una colección de monedas elongadas














Transformar algo corriente, en algo especial




..


Miguel Angel Fernández es de Zaragoza. Su colección es bien original, bueno, a mi me lo parece porque no había oído hablar nunca del objeto de su colección: las monedas elongadas. Y por si alguno de vosotros también os preguntáis ¿qué es eso? pues ahora os trasladamos todo lo que Miguel Angel, amablemente, nos ha explicado sobre el tema.


Son las monedas elongadas monedas transformadas. El término se ha impuesto como traducción del anglosajón Elongated coins, pero no hay que olvidar que en nuestro idioma existe también el verbo elongar, que significa alargar, estirar, hacer algo más largo por tracción mecánica, y esto es precisamente lo que son las monedas elongadas, monedas que han sido modificadas estirándolas. Para ello, se recurre bien a máquinas manuales o a máquinas eléctricas (automáticas). Estas máquinas presentan un sistema de engranajes y dos rodillos, uno liso y otro en el que puede haber desde 1 a 4 diseños grabados. Se trata de hacer pasar una moneda de bajo valor (en la mayoría de los casos 5 céntimos) por entre los rodillos, previa elección del diseño que deseas conseguir y el pago con otra moneda (normalmente 1 euro), le das vueltas a la manivela o volante que tiene la máquina (o aprietas un botón en el caso de las eléctricas) y, tras pasar la moneda menor por los rodillos, te la devuelve elongada y con el diseño elegido. Es decir, has transformado una moneda circulante de escaso valor en algo con personalidad y que, seguramente, constituye un bonito recuerdo.

Miguel Angel comenzó con esta colección en el año 2004, concretamente sus primeras monedas elongadas fueron unas que conmemoraban la boda del Príncipe Felipe y Leticia. La máquina que utilizó se encontraba en una tienda de la Calle Mayor de Madrid. La verdad es que ya conocía este tipo de monedas desde hacía unos años, pues, tras la introducción del euro en España en 2002, fue consultado por un americano para saber cuál sería la moneda que mejor podía usarse en estas máquina, ya que quería introducirlas en Europa. Y es que todavía no os hemos dicho que nuestro coleccionista es un reconocido numismático. Con su colección de monedas del mundo alcanza las 7.000 piezas, incluyendo las españolas. Por eso, como aprecia lo que es una moneda y lo que representa, nunca estropearía una pieza a no ser que se trate de una pieza de escaso valor y de que existan de ella millones de ejemplares. Precisamente, es interesante recordar que en muchos países está prohibido destruir moneda de curso legal y esa fue una de las razones por las que se retrasó esta modalidad de coleccionismo en Europa. Las primeras piezas aparecieron en USA entre 1892 y 1893 en la World's Colombian Exposition de Chicago, durante la celebración del IV Centenario del descubrimiento de América, y fueron un invento de Charles Damm. Poco después también hicieron su aparición, esporádicamente, en algún país europeo (como en Viena en 1898, en la feria aniversario que conmemoraba los 40 años de gobierno del emperador Francisco José I). No obstante, no se implantaron de forma generalizada hasta la aparición del euro y la eliminación de la prohibición de destrucción de moneda (siempre y cuando se realice en pequeñas cantidad y sin fin fraudulento). Este tipo de colección es muy popular en USA y también en Europa hay países en los que se ha introducido con mucha fuerza, como en Alemania, donde ya hay muchísimas máquinas instaladas.
Hay que precisar que nuestro coleccionista centra su colección solamente en las monedas elongadas españolas. Tiene ya unas 300 y se estima que deben existir en todo el territorio nacional unas 400 diferentes. Al principio (entre el 2004 y 2008) solamente había un instalador o dos máquinas de elongar en la Península, pero ahora hay ya tres o cuatro instaladores bastante activos, por lo que la oferta aumenta rápidamente. Además de las españolas, Miguel Angel tiene unas 100 piezas de diferentes países (USA, Alemania, Italia, Francia, Bulgaria, China, etc.) que ha recibido como regalo o por intercambios, y todas ellas las guarda con interés y cariño, aunque puede decirse que no forman parte de la colección propiamente dicha. Aunque las piezas de su colección son todas importantes para él, si tuviera que mencionar algunas como las "preferidas" quizás señalaría a las pocas existentes en Zaragoza, dedicadas a la Virgen del Pilar. También considera que tienen interés algunas monedas de máquinas ya desaparecidas, que los instaladores tenían en sus almacenes y se las han cedido. También, algunas piezas inéditas, que no han pasado de ser sino diseños, pues por diversas razones no han estado nunca instalados en ninguna máquina. Y, también son dignas de mención algunas series abundantes como las del Parque Warner de Madrid, donde hay instaladas 10 máquinas con tres diseños cada una, es decir, ¡30 monedas distintas!
Desde luego, para los coleccionistas, saber dónde pueden encontrar una máquina es fundamental y, gracias a los foros numismáticos pueden conseguir esa información. Miguel Angel pensó que para tener bien localizadas todas las máquinas de elongar lo más eficaz era ponerse en contacto directamente con los que las instalan, y así lo hizo. Aunque al principio esos profesionales se mostraron un poco reacios a darle explicaciones de dónde se podían localizar sus aparatos, ahora que ya lo conocen algunos de ellos le comunican no sólo dónde van a instalarlas, sino incluso le facilitan las imágenes de los diseños que ofrecerán. En principio, suelen suelen encontrarse en parques temáticos, algunas iglesias de interés turístico, museos, etc.

Y, llegados a este punto, tenemos que hablar de la web de Miguel Angel, que él lleva puntualmente y sin ánimo de lucro. En ella, ofrece el catálogo de las piezas de su colección, datos e información sobre máquinas y monedas, actividades, links y, además, ha organizado un grupo de suscriptores para conseguir nuevas piezas. Su experiencia como numismático, participando en varios foros y asociaciones, le ha enseñado que la manera de conseguir mejores ofertas es organizándose "en grupo" y eso es lo que procura hacer desde su web, para que todos los coleccionistas de monedas elongadas puedan beneficiarse. Esperamos haber despertado vuestra curiosidad sobre este tema.



3 comentarios:

BUHASAPOS Elongando dijo...

¡Muchas gracias por la entrada, Mª José! Siempre he considerado que el coleccionismo no entiende de absurdos y por eso el coleccionista puede llegar a atesorar todo tipo de objetos, pero nunca pensé, coleccionando monedas desde pequeño,que algún día despertaría la curiosidad o asombro de nadie con mi colección. Eso se lo debo a las monedas elongadas. Un abrazo.

lacole dijo...

De acuerdo contigo, Miguel Angel, en el coleccionismo no hay absurdos, sólo curiosidad e interés por las cosas. Gracias a ti por habernos permitido descubrir tu bonita colección.Un abrazo.

Anónimo dijo...

hola tengo una moneda elongada y me gustaria mucho saber si tiene valor es dela estatua de la libertad. Y me interesaria conocer la opinion de un experto.