sábado, 4 de septiembre de 2010

Una colección de etiquetas de vinos y licores



Cuestión

de
ETIQUETA



José Luis Silleras Masip vive en Madrid y colecciona etiquetas de vinos y licores. A pesar de la enorme cantidad de piezas que forman parte de su colección, recuerda muy bien cúal fue la primera. Se trata de una etiqueta de una botella de "Vega Sicilia" que abrió en el año 1993 con ocasión de la visita de unos amigos a su casa. El vin0 había sido embotellado en el año 1981. Aquél día, además de decidirse a despegar la etiqueta de la botella y colocarla primorosamente sobre un folio, tuvo el reflejo de anotar en un papel la fecha en la que se había consumido y algunos otros detalles sobre el vino. Puede decirse que su interés por esta pieza de colección había nacido y, poco después, cuando tuvo la opotunidad de comprar en la Plaza Mayor de Madrid un lote de 400 etiquetas antiguas que se ofrecían por poco dinero (un nieto de un coleccionista había decidido venderlas), puede decirse que la suerte estaba echada y que ya no había vuelta atrás: José Luis Sillejas sabía bien a qué iba a dedicar su tiempo libre.
Y no es que no supiera a qué dedicarlo hasta entonces, pues tenía varias aficiones, entre otras coleccionar ya fuera calendarios, vitolas de puros, en fín, de casi todo, pero cuando descubrió las etiquetas prefirió dedicarse a ello.El coleccionismo de etiquetas de vino se conoce como Enofilia (es una manifestación más del "conocimiento" del vino...) o también Enografilia o Enografía, aunque en España se utiliza más el término vitolfilia. Este nombre designa tanto a las etiquetas de botellas cuyo contenido procede de la uva como aquellas bebidas con graduaciones alcohólicas.
Se considera que las etiquetas empezaron a utilizarse en Italia a comienzos del siglo XVIII. Se pegaban en las primeras vasijas comerciales con el fin de designar qué tipo de vino era el contenido en las mismas, el año de la vendimia, la casa que lo había producido, etc. Fueron los ingleses, franceses y alemanes quienes, a principios del siglo XIX, tuvieron la iniciativa de utilizar un papel engomado para adherirlo en el frontal del recipiente.
Algunas de las primeras etiquetas que se conservan datan de mediados del siglo XVIII, concretamente se consideran unas de las pioneras las del Champagne Moët et Chandon, de 1741 y 1743. También son muy conocidas las etiquetas de Dom Pérignon de 1811. Fue a partir del siglo XIX cuando, gracias a la litografía, se difundieron las etiquetas cuidadosamente ilustradas, alcanzando por aquél entonces su máximo apogeo. En Andalucía esta técnica llegó en la segunda mitad del siglo XIX, sustituyendo a las que se habían utilizado hasta entonces, realizadas a base de altorrelieves y estampados en oro y color. Cabe destacar que en aquella época se encontraban en la región andaluza las mejores imprentas y los mejores litógrafos de España.
Es curioso que, a pesar de que los vinos y licores riojanos se exportaban ya a finales del siglo XVIII en gran cantidad, no se concedió mucha importancia a la ornamentación de las etiquetas de las botellas, que símplemente se imprimían con letras y sin otro adorno, por lo que no despertaban en el público suficiente interés como para guardarlas. Una pena, porque alrededor de 1880 se exportaron desde La Rioja con destino Cuba, Venezuela, Puerto Rico, etc., muchas quinas, coñacs y especialmente anises cuyas etiquetas hubieran podido constituir un interesante testimonio de la época.
Algunas de las etiquetas más antiguas que tiene José Luis son la de Néctar Sherry de L. Brocheton, de 1820 y las de Marqués de Murrieta, de 1879.
Por cierto, que una iniciativa en el campo del etiquetado que tuvo mucha repercusión, fue la de los Rothschild. El Barón Rotschild compró en 1853 un castillo en la zona de Médoc, en Francia, que rodeó de viñedos. Sus herederos decidieron comercializar por todo lo grande el vino que se embotellaba en el chateau y en el año 1924 llamaron a Jean Carlu para que diseñara la etiqueta que tenían que lucir sus caldos. A partir de allí cada año encomendaban esta tarea a un artista diferente, que hacía un cuadro sobre el tema que iba a figurar en la etiqueta. Actualmente se pueden admirar todas esas obras de arte en el museo Mouton Rothschild, uno de los más visitados de Francia.
Colaboraron, en ese proyecto de aunar vino y Arte, artistas internacionales de la talla de Georges Braque, Marc Chagall, Paul Delvaux, Kandinsky, Poliakoff, Picasso, Dalí, Joan Miró, por citar algunos. Como curiosidad podemos señalar que estos colaboradores de excepción no recibían retribución alguna, sino un regalo de algunas cajas de los mejores vinos de la casa.
Llevar el Arte a las etiquetas de vino también se ha hecho con frecuencia en España. Podemos mencionar las creaciones de Julio Romero de Torres, expresamente hechas con ese fin; la reproducción de cuadros comprados por la Bodega Palacios-Remondo de La Rioja (de obras de Sorolla, p.e.) o la política llevada a cabo por Enate D.O. Somontano, cuyas etiquetas lucen creaciones de artistas como Saura, Eduardo Chillida, Antoni Tàpies, Eduardo Arroyos, Gustavo Torner, Salvador Victoria o Eduardo Torrijos.
Actualmente las etiquetas han evolucionado y, además de prestar atención a la estética e imagen, tienen que cumplir unos requisitos legales estipulados en una normativa comunitaria, que establece la obligatoriedad de hacer constar diferentes datos en las etiquetas del vino embotellado que, además, también están sujetas a las disposiciones que determina la región o apelación a la que pertenece. Básicamente, se debe mencionar de qué vino se trata (si es vino de mesa, etc.), el nombre y la dirección del productor, embotellador o vendedor, país de origen, la cantidad contenida, porcentaje del volúmen de alcohól, presencia de sulfitos (conservantes) si supera una cantidad determinada, año de vendimia, etc. Otros datos que se ofrecen al consumidor son de caracter voluntario, como la referencia a las medallas o premios conseguidos, el tipo de cepa (merlot, etc.), recomendaciones para el consumo (servir frío...).
Los temas elegidos para ornar las etiquetas son de los más variado y se pueden encontrar tanto aquellas inspiradas en figuras célebres (monarcas, políticos, artistas, toreros, militares, deportistas, santos, Papas) como en animales, costumbres tradicionales, edificios, paisajes, heráldica, batallas, flores, banderas, barcos, etc. No faltan escenas de humor o épicas, además de las folklóricas o costumbristas. Las etiquetas tenían que servir de reclamo a todo tipo de población, sobre todo antes, ya que los clientes potenciales igual podían estar entre la población infantil (a los que se les recetaba vino como reconstituye), enfermos, religiosos y religiosas, como eran pensadas para otro público adulto y frívolo al que se quería seducir con escenas galantes y promesas de fortaleza, bienestar y éxito.
José Luis ya no sabe muy bien cuántas piezas tiene en la actualidad, ni siquiera le parece un dato de importancia. Por darnos una idea, podemos hablar de unas 60.000 etiquetas de las consideradas "actuales" y más de 5.000 que tienen al menos cincuenta años de antigüedad. Pertenece a la "Asociación Española Coleccionistas de Etiquetas de Vino" (AECEV) y su colección ha sido expuesta en el Salón Internacional del Vino de Madrid. Además, se le han dedicado numerosos artículos en periódicos y revistas ("Vivir el vino", ABC, "Hartmann Gallery", "La Voz de Cádiz", "Global Castilla La Mancha", etc.).

Las etiquetas se suelen clasificar bien por región de producción o apelación de origen o por su temática. José Luis nos cuenta que las más antiguas las tiene clasificadas por temas y podemos admirarlas en su estupenda página "Etiquetas". Se trata básicamente de licores. Las etiquetas modernas las tiene mezcladas y colocadas por orden alfabético y numérico de registro de embotellador. Por ejemplo, en la etiqueta que figura R.E. 1869 A. quiere decir que se trata del fabricante nº 1869 y que es de Alicante. Una vez colocada la etiqueta en su lugar correspondiente es muy fácil localizarla. Los Cavas y Champagnes, Coñacs y Brandys, Ron, Whisky, Vodka y Cerveza forman distintos grupos que tienen sus propios álbumes colocados según el R.E.
Para conseguir nuevos ejemplares recurre a los medios tradicionales: compra en mercadillos y tiendas especializadas, también por internet e intercambiando con otros coleccionistas. Nos cuenta que un lugar donde de vez en cuando se puede descubrir un tesoro es en las librerías que venden libros de segunda mano. Resulta que es dificil ser original y a muchos coleccionistas se les ocurría lo mismo a la hora de querer alisar las etiquetas que acababan de despegar de una botella: ponerlas entre las páginas de un libro... De todos modos, y aparte de estos hallazgos, para José Luis una de las cosas más gratificantes que le ha aportado la colección es el haberle permitido conocer a muchas personas interesadas en este tema, con las que ha conseguido establecer una buena amistad.



21 comentarios:

Desi dijo...

¡Qué borrachera con las botellas que habrás vaciado!

Elisa dijo...

Podeis visitar la siguiente página de Internet, si os interesan las etiquetas de vinos:

http://www.jerezsiempre.com/index.php?title=Museo_de_Etiquetas_del_Vino_de_Jerez_Siglo_XIX

Anónimo dijo...

Aunque yo prefiera beber el contenido de las botellas, tengo que reconocer que su etiqueta es el carnet de identidad del vino en la que se detallan sus características personales y los aspectos de índole legal que la afectan. Es también su tarjeta de presentación, hasta el punto de que un diseño armónico, correcto y bien acabado puede llegar a vender más botellas que el propio vino que representa.



UNA COLECCIÓN QUE ME GUSTARÍA TENER: Ni más ni menos!

Nadia

Rafael Castillejo - rafaelcastillejo.com dijo...

Seguro que, muchas veces, la calidad de la etiqueta estaba por encima del propio vino. Una vez más, asoman por aquí los excelentes ilustradores españoles de ayer y hoy.

Silvia dijo...

Esta web es lo mejor de Internet

Gamellons dijo...

no es la primera coleccion de etiquetas que observo pero si es la primera que me fascina hasta el punto de que la comento aun sin haberla visto no se si culpar al narrador del articulo o simplemente a mi afinidad con este coleccionista.... solo me queda decir chapeau mes amis!!!

Anónimo dijo...

Gamellons: La teva col·lecció és preciosa

Xavi Santander (Girona)

miguel dijo...

wao, excelente blog que etiquetas tan hermosas;mis saludos desde Republica Dominicana

Vinos de Jumilla dijo...

Un abrazo desde Jumilla!

lolo dijo...

Desearia constastar con alguien para intercambiar etiquetasw de vino o licores.

jose luis dijo...

Lolo ponte en contacto con joseluissilleras@hotmail.com y te facilito señas de amigos coleccionistas para cambiar etiquetas.
Mi nueva web www.etiquetas-de-vinos.es

Anónimo dijo...

BUENAS TARDES,ME LLAMO GLAUCO Y SOY UN COLLECTIONISTA DE ETIQUETAS DE VINOS Y LICORES DE TODO EL MUNDO...QUERIA CAMBIAR ETIQUETAS CON USTEDES,ESTA ES MI DIRECCION: GLAUCO BARATTA VIA ANDREA COSTA 5/2 40033 CASALECCHIO DI RENO BOLOGNA ITALIA...ESPERO VUESTRA RESPUESTA,GRACIAS...CUIDENSE...

Anónimo dijo...

DESPUES ESTO ES MI CORREO ilboadisasso@hotmail.com PARA INFORMACION,GRACIAS...GLAUCO

Anónimo dijo...

Hola Todos los coleccionistas de etiquetas de vino. Soy German, de Gijon, y colecciono desde hace unos 7 años etiquetas de vino. Tengo bastantes para intercambiar de todo el mundo. Si alguien esta interesado contactas conmigo
fierrogerman2000@yahoo.es
German Fernandez

Anónimo dijo...

Buenas me llamo josep y colecciono etiquetas de ron. Si alguien quiere intercambiar redoxspy@gmail.com

Alfons Sole Calvo dijo...

Buenos dias me llamo Alfons y colecciono etiquetas de Brandy español, si alquien quiere intercambiar lalfonssole@gmail.com

Ariel Araya dijo...

BUENAS NOCHES, TENGO UNA COLECCIÓN DE ETIQUETAS DE VINOS, LICORES, APERITIVOS DE EEUU, ARGENTINA, ESPAÑA, ITALIA, BELGICA, ETC. LA MAS ANTIGUA DATA DE 1905 Y LA MAYOR CANTIDAD CORRESPONDE AL AÑO 1950 Y 1960. MI MAIL arielaraya.mucho@gmail.com

Joaquin Fernandez Capilla dijo...

Buenas tardes. Tengo una colección de etiquetas de vino de España,Francia, Portugal, Suiza, Chile, Argentina, Sudafrica,Israel, EE.UU, etc.
También hay de brandy, cavas, licores,... Están en álbumes. La mayoría son nuevas. Me gustaría vender la colección. Mi correo, joaquinfcapilla@gmail.com

Manuel Espejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Espejo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Manuel Espejo dijo...

Hola, mi nombre es Manuel. Estoy interesado en intercambiar ETIQUETAS DE VINO Y BEBIDAS DERIVADAS. Principalmente dispongo para intercambio de las zonas andaluzas de MONTILLA-MORILES y JEREZ.
Si estás interesado, por favor, puedes contactarme por email:
mespejop@gmail.com
y así poder entrar en contacto en esta bonita afición.
Saludos, Manuel Espejo.