miércoles, 12 de noviembre de 2014

Dispensadores PEZ



Se prohíbe FUMAR
Pero se permite PEZear




Igor López es un joven de Basauri (Bizkaia) que colecciona dispensadores de caramelos PEZ.
Probablemente todos conocéis estos caramelos, cuyo primer eslogan publicitario nos ha servido de título, pero vamos a recordar su curiosa historia.
Fue en Viena, en 1927, cuando Edward Haas (1897-1986) creo unos dulces de menta comprimidos que vendía en unas cajas metálicas, tipo pastillero. Les llamó PEZ porque es el resultado de unir la primer letra, la última y la del medio de la palabra PfeffErminZ, que significa menta apimentada, justo el sabor que tenían los caramelos. Aunque al principio tenían forma redonda, pronto pasaron a tener el aspecto adoquinado actual.
A finales del año 1949 empezó a comercializarlos en unos dispensadores con forma de mecheros, pues estaban dirigidos a ser consumidos, fundamentalmente, para dejar de fumar. Se pretendía que el gesto de encender el mechero diera paso al de apretar el dispensador para sacar un caramelo. Precisamente, su campaña publicitaria decía así "Cigarrillos NO, PEZ, SÍ" y lo cierto es que no tardó en ponerse de moda entre las personas adultas y elegantes.
A raíz de la Segunda Guerra Mundial se tuvieron que suspender las actividades de dicha fabricación, que contaba ya con dos centros de producción, uno en Austria y otro en la entonces Checoslovaquia. Terminada la contienda se retomó.
En el año 1952 Edward Haas abrió una sucursal en Estados Unidos y fue allí cuando se pensó en dirigir el consumo de sus caramelos fundamentalmente al público infantil. Para apoyar esta iniciativa se hicieron los caramelos con sabores de frutas, como fresa, naranja, limón, cereza, etc. y se vendían con los dispensadores a los que se había añadido la cabeza de algún personaje infantil popular, como Mickey Mouse, Donald, Santa Claus, etc. 
El primer personaje que apareció en un dispensador fue Popeye, en 1958. En 1os años 80 salieron las series de Garfield, Snoopy, los Pitufos, Spiderman... Hasta el 2006 solo se hicieron personajes de Disney, Superhéroes, Looney Tuner... pero a partir de entonces se empezaron a presentar también de otros personajes, como American Chopper, Elvis y el propio Kiss.
Mientras tanto, en 1972 se inauguró una nueva filial en Japón, que lanzó una producción bastante diferenciada. En España se empezaron a fabricar en 1973.
El tamaño habitual o normal de los dispensadores, es de 12 centímetros. Existen los minis, en Japón, de 6 a 7 centímetros, que lucen personajes muy populares, y también se fabrican dispensadores de tamaño XXL, que alcanzan unos 30 centímetros y dispensan todo el paquete de caramelos entero. 
Sea cual sea el tamaño, está claro que Igor no ha sido insensible al atractivo de estos envases y lleva unos años coleccionándolos, desde el 2011 para ser exactos, y nos confiesa que una de las principales razones de hacer esta colección es que le traen recuerdos de la infancia. No sabe muy bien cuántos tiene ahora, pero, desde luego, más de 1.000, además de todo lo que encuentra de merchandising. 
De todos modos, recuerda que empezó la colección un poco por casualidad, porque su mujer  hacía colección de Hello Kitty y su suegra (Begoña, nuestra coleccionista de gomas de borrar) le regaló un dispensador gigante. 
Pasado un tiempo, otra vez Begoña, quiso contribuir a la colección de su hija y le compró por internet un lote de dispensadores y, entonces fue cuando Igor, al ver la variedad de personajes que había, aparte de los de Disney, empezó a interesarse por el tema, a mirar en eBay, etc. hasta el punto que su mujer, que renunció a tomárselo tan en serio como él, lo dejó al frente de la colección. 
Y, hablando de eBay, es conocida la anécdota en la que los protagonistas son los dispensadores PEZ. 
El francés Pierre Omidyar, casado con la americana Pamela Wisley, se sorprendió al ver los resultados de una iniciativa de su mujer. Ella era coleccionista de los dispensadores PEZ y puso en funcionamiento por internet una bolsa donde poder intercambiar, comprar y vender piezas de la colección, que tuvo mucho éxito. Viendo lo bien que funcionaba ese espacio de encuentro, Pierre Omidyar fundó en 1995 eBay. Si ésto fuera cierto, los caramelos y dispensadores PEZ habrían sido la "musa" de un gran proyecto. 
Como curiosidad, digamos que ahora se vuelven a vender los caramelos en las cajitas de latón que se hacían al principio, con una decoración parecida a las de entonces, pero en la actualidad contienen caramelos sin azúcar.
Igor, tiene un blog "Por la boca sale el PEZ", donde da información muy interesante y ofrece muchas entrevistas con otros coleccionistas. Además, cuenta con un canal de Youtube, donde los protagonistas son los temas relacionados con su colección, y que os recomendamos visitar.
Actualmente, los caramelos PEZ se mueven como lo que son, como pez en el agua por todo el mundo. La sede de la compañía está ubicada en Austria, los caramelos se fabrican en Orange (USA) y los dispensadores en Hungría y China. Y consumirse, se consumen por doquier (por no repetir "por todo el mundo"). 
Y, antes de terminar, queremos preguntarle a un experto como Igor si entre todos los dispensadores que tiene hay alguno que le gusta más que los otros y, desde luego, tiene sus preferidos. Nos cuenta que sus set favoritos son los de El Señor de los Anillos, el Mago de Oz y los mini PEZ de los Moomin. 


  
  

1 comentario:

Anónimo dijo...

Muy divertido...

Pablo