miércoles, 23 de mayo de 2012

Una colección de fotos de veletas



Por todo lo ALTO
Todos sabemos qué son las veletas ¿verdad? esos artilugios que se colocan siempre en lugares muy altos y que tienen como función señalar la dirección del viento.También nos orientan sobre la posición de los puntos cardinales. Y por si todo esto fuera poco, sus frágiles siluetas recortadas sobre el cielo, aún nos aportan algo más:  ya sea un toque de humor, de belleza o alguna información sobre la personalidad de los habitantes del edificio donde se exhiben.
Todos las hemos visto lucir encima de campanarios, casas particulares y lugares públicos, pero ¿cuál es la historia de las veletas? Se considera que han sido uno de los primeros instrumentos metereológicos utilizados y tenían como función conocer la dirección de los vientos. De la veleta más antigua que se tiene noticia, es la que construyó el astrónomo Andronicus durante el año 48 a. C. Se instaló en la Torre de los Vientos, en Atenas, y estaba dedicada al dios griego Tritón. Tenía cabeza y torso de hombre y cola de pez. Siguiendo este modelo, las veletas que se construyeron a continuación honraron a diversos dioses y reprodujeron las imágenes con la que eran conocidos.   
Posteriormente, ya en el siglo IX, el Papa Nicolás I recomendó a la comunidad católica que las veletas que instalaran en sus iglesias y edificios religiosos tuvieran forma de gallo. El hecho de haber elegido este animal se presta a diferentes interpretaciones, una de las cuales se funda en el hecho de que el canto del gallo anuncia la salida del sol y por eso se le atribuye la cualidad de estar siempre vigilante. También simboliza la supremacía de la espiritualidad sobre lo material. Precisamente, una de las veletas más antiguas de España es la que tiene forma de gallo y que se encuentra en la colegiata de San Isidoro de León.
Parece ser que en la Edad Media sólo se permitía lucir una veleta en lo alto de su casa a los nobles y a determinadas personas. La forma que presentaban solía consistir en la insignia o escudo de armas de la familia.
Jesús Monreal, nuestro coleccionista de fotografías de estatuas y relojes de exteriores en Zaragoza, ha alzado su mirada a las azoteas y tejados de dicha ciudad y nos muestra algunas de las veletas que allí lucen. El tema es bien rico e interesante, porque las formas que actualmente presentan  suelen ser muy variadas, encontrando ejemplares muy originales. Refiriéndose al tema de los gallos, Jesús nos cuenta que tiene fotografiadas la del museo Gargallo, pero no le ha quedado muy bien, porque tiene poca visibilidad desde la calle. Luce sobre una torre interior del palacio de los Condes de Argillo y fue el mismo Gargallo quien la diseñó. Jesús tiene una copia de las fotos de las plantillas de cartón y del dibujo que previsamente hizo el escultor, y cuyos originales se encuentran en el museo del artista. Otro gallo está en la iglesia de la Magdalena, que fue antiguo alminar musulmán. También las hay con forma de dragón, de   tractor, de un astrónomo, o hasta de un extraño barco en la plaza de Los Sitios. Sobre la sede de "El Heraldo de Aragón" se pueden ver las iniciales del periódico "H" y "A". Y tampoco falta un león, emblema de la ciudad, en la torre de la Cámara de Comercio, antigua Feria de Muestras.  De todos modos, las formas más comunes, además de los gallos, suelen ser las tradicionales que presentan forma de saeta y también las que tienen forma de bruja, montadas en sus escobas. 
A pesar de que las veletas son unas herramientas fiables, que cumplen su función con rigor y precisión, la verdad es que tienen fama de caprichosas y mudables. Y si echamos una mirada al refranero español, encontraremos varios ejemplos de ello. Como  este: "La fortuna es veleta, nunca se está quieta"... 


  

1 comentario:

Daniel riba castro dijo...

PARA VER MAS VELETAS WWW.VELETASANIMADAS.COM.AR