miércoles, 2 de noviembre de 2011

Una colección de etiquetas triangulares de queso fundido






para fundirse







Ya hemos tenido ocasión de presentar a Jordi Boladeras y a Anna, su mujer, coleccionistas de trípticos de restaurantes orientales. Pero no es esa la única colección original que hacen los dos juntos porque, cada uno de ellos, además de las colecciones que tienen en común llevan otras individualmente. De todos modos, aunque la colección que queremos comentaros ahora se considera que es de Jordi, la verdad es que Anna también le ayuda todo lo que puede. ¿Y de qué colección se trata? pues de la de etiquetas triangulares de queso fundido, esas a las que muchas personas les dan el nombre de "etiquetas del caserío" (recurriendo a una popular marca), aunque existe una gran variación de fabricantes. Los quesitos que las llevan suelen presentarse en cajas redondas de 8, 16 o 24 unidades. Este tipo de queso, también llamado procesado o manufacturado, es un producto lácteo elaborado a partir de queso. Fue inventado por Walter Gerber, en la ciudad de Thun (Suiza) en 1911, pero fue James L. Kraft el primero en aplicarlo como patente en 1916.

Jordi empezó su colección a principos del 2000, y un factor que le motivó a empezar con ella fue el hecho de que buscaba una temática un poco diferente a las colecciones más populares. Los mostradores de los hipermercados y grandes superficies vinieron en su ayuda, pues aquellas pequeñas pequeñas etiquetas triangulares le llamaron la atención. Bien es cierto que al principio no había tanta variedad como la que hay en la actualidad, pues había prácticamente sólo dos marcas, pero en los viajes que hacía a Andorra empezó a descubrir todas las posibilidades que ofrecían estas etiquetas. Además, algunos establecimientos tenían su propia marca, lo que aumentaba la oferta. También empezó a conseguir nuevos ejemplares gracias a sus amigos, que viajaban al extranjero y le traían las etiquetas que encontraban en las porciones de queso que ofrecen en los desayunos-buffet de los hoteles o le compraban expresamente alguna caja. Por otra parte, Jordi tuvo la oportunidad de ponerse en contacto a través de internet con coleccionistas de otros países con los que pudo intercambiar, mandándoles ellos los que existían en sus lugares de origen o incluso alguna etiqueta del nuestro, que él no había llegado a encontrar comercializada. Y fue una suerte, el encontrar álbumes de un coleccionista que había reunido algunas etiquetas antiguas y las había pegado en hojas. Poco a poco las pudo recuperar, separándolas y organizándolas a su manera. Y es que ésta es una colección que se enriquecer básicamente con intercambios, ya que no hay posibilidad de comprar piezas sueltas en el mercado, a no ser las que van adheridas al queso.

Actualmente Jordi tiene más de 2.500 etiquetas distintas. Nos cuenta que cuando le preguntan cuántas tiene, él suele contestar "unas 95" y la gente suele decir un "0hh", pero cuando añade "95 diferentes, sólo de la famosa "vaca que rie", y entonces el "ohhhhh" ya es enorme.

Las etiquetas son mayoritariamente de procedencia europea y, dentro de ella sobresalen países como Chequia, Hungría, Francia, Suiza, Inglaterra. Si hablamos de marcas, destacan sobre todo la famosa Vaca que ríe, la casa Grosjean, Gerber, Kraft, Newstlé, Hochland.. En España destaca El caserío, Santé y las marcas blancas de superficies comerciales.

Las etiquetas las guarda en unas fundas que tienen 25 compartimentos. Estas hojas las va completando con etiquetas de características parecidas, por ejemplo, etiquetas con imágenes de vacas, etiquetas de paisajes, o utilizando los nombres de referencias. Con este procedimiento ha realizado diferentes álbumes y cuando le llega una nueva pieza, según sus características consulta uno u otro álbum.

Jordi no sabe muy bien cuáles son las más antiguas, pero tiene algunas de El Caserio que considera que son de hace unos 50 años, dada la evolución del papel y diseño. De las marcas extranjeras tampoco tiene información sobre la antigüedad de las etiquetas, pero las que el tiene suelen ser actuales, pues hay que pensar que este sector del mercado se ha expandido a partir de los años 90.

A Jordi le gustan todas, pero las que más le llaman más la atención son las que proceden de países lejanos, o aquellas en las que se puede observar la evolución del diseño de una marca. También le resultan muy atractivos algunos dibujos, por ejemplo, las colección de etiquetas de dibujos del pato Donald, Mickey..... otras de Pumuki, Pingu, Ratatouille, personajes de cuentos, etc.

Entre las figuras más representadas, se encuentra la de la famosa vaca, dibujos de pueblos, castillos, montañas, vestidos típicos, deportes, flores, plantas. Aunque también hay bastantes que utilizan solamente el nombre de la marca y alguna referencia del queso.

Entre las cosas curiosas que ha encontrado con esta colección, es que cuando fueron de viaje con Anna a Chequia y Hungría, los establecimientos comerciales ofrecían las cajas abiertas y se podían comprar las porciones que se quería, no importaba si era una o dos porciones. También es llamativa la cantidad de gustos diferentes de los quesitos, porque aparte de los que corresponden a quesos más fuertes y suaves, hay gran cantidad de quesitos que destacan por sus gustos variados, como quesitos con queso azul, emmental, gouda, finas hierbas, pimiento, tomate, salami, jamón, champiñones. Una colección que nos hace la boca agua y nos deja ¡fundidos!










3 comentarios:

Gamellons dijo...

fantastica coleccion que si me permitis quisiera poner un enlace al articulo de procoleccion pues supongo que no existe ninguna web o blog donde se pueda observar completa esta coleccion????....lo pondré el enlace en mi blog de productos lacteos y sus derivados este blog esta en pañales,pretende ser un lugar aglutinador de todos los coleccionismos que como eje comun tengan los lacteos o sus derivados como por ejemplo las etiquetas de queso,las botellas de leche,los calendarios,la publicidad,.......

lacole dijo...

Hola, Gamellons, estupenda idea la de un blog sobre coleccionismo de productos lácteos. Acabo de visitarlo y he visto que tenemos algún tema en común (nos ocupamos de las mismas colecciones). Enhorabuena por la iniciativa y te deseamos mucho éxito. Desde luego que puedes poner el link a Procoleccionismo ¡gracias!

Llibert Roqueta dijo...

Hola, ha llegado a mis manos la coleccion de etiquetas de queso de mi abuela, y me gustaría contactar con Jordi. Dejo aquí mi correo, muchas gracias. vonspee @ gmail.com