martes, 3 de febrero de 2009

Una colección de radio-transistores



Erase una vez...

un

transistor




Jaume Lorenzo Felip es un apasionado de los aparatos de radio. Cuenta que el flechazo le llegó siendo un crío, cuando escuchó por primera vez una radio tipo Galena: se quedó impactado de que funcionara sin estar conectada a ningún sitio.
A los 14 años él mismo construyó su primer aparato de ese tipo y, a partir de entonces, su interés por el tema le llevó a empezar a recoger todo el material que le era posible conseguir relacionado con las radios.
Pasado cierto tiempo, decidió que aquellos aparatos que había ido reuniendo bien podían ser el principio de una colección... De eso hace ya unos treinta años. Durante este tiempo, también, se hizo radioaficionado.

Hoy día, contemplando los aparatos de radio que ha reunido Jaume, se puede seguir paso a paso la historia de esta invención. Ya ha conseguido juntar 1.800 de ellos, que datan desde 1920 hasta 1990.

Los tiene de todas las marcas, de muchísimos países, de todos los materiales posibles, vamos, de todo tipo. Pero, aunque le gustan y le interesan los aparatos de radio de todas las clases, nuestro coleccionista tiene una debilidad por los llamados transistores "de bolsillo", de los que ahora mismo tiene una representación de más de 545 ejemplares. Está muy interesado por los de la marca OPTIMUS, fabricados en Girona (de donde también es él) y le llaman mucho la atención los radio-transistores "artesanales" construidos por aficionados, que en muchos casos son todo un alarde de inventiva. Entre las piezas de su colección tiene transistores a 2 bandas grandes (88 aparatos); 2 bandas medianas (55); 2 bandas pequeñas (122); transistores portátiles (154); de sobremesa (14), etc.

Hay que recordar que el transistor se inventó en 1947 y su finalidad era sustituir a las válvulas termoiónicas que se utilizaban en los aparatos de radio. Al principio los transistores no eran muy pequeños, pero poco a poco fueron reduciendo su tamaño y eso permitió fabricar unas radios ligeras que podían llevarse a todas partes. El inconveniente que presentaban estos nuevos modelos era que no tenían mucha potencia, por lo que no ofrecían muy buena calidad de sonido. Los fabricantes, conscientes de esta deficiencia, intentaron contrarrestarla con otros atractivos como, por ejemplo, cuidando mucho el diseño y apostando por las ventajas que ofrecía su manejabilidad. Los transistores de bolsillo fueron su gran propuesta.
Explica Jaume que, durante los primeros años de la historia de los radio-transistores, la mayoría de ellos eran de marcas norteamericanas, pues eran los Laboratorios Bell, donde se habían inventado, los que concedían las licencias de fabricación. También los producían los alemanes, franceses, rusos, canadientes y japoneses, pero en menor cantidad. Estos últimos producían, básicamente, para las marcas estadounidenses.
Además de los aparatos de radio, la colección de Jaume cuenta con una gran cantidad de libros, artículos de prensa, revistas especializadas, catálogos de más de 10.000 modelos de radios y abundante documentación relativa al mundo de la radio en soporte cd o dvd.

A Jaume, como buen coleccionista que es, le gusta hablar de su colección y mostrar sus tesoros. Lo hace a través de dos webs dedicadas a este tema, una a las radios en general y otra a los radio-transistores. En esta última, además de presentar las piezas de su colección ofrece algunas de las entrevistas que le han hecho en distintos medios de comunicación. También da cuenta de las piezas que tiene repetidas por si puede intercambiarlas con otros aficionados.
Ni que decir tiene que Jaume repara todo tipo de aparatos de radio, pues no tienen secretos para él. Sólo con verlos ya sabe todo de ellos, porque cada aparato le cuenta muchas cosas, aunque esté desconectado.
Jaume Lorenzo ha expuesto su colección en algunas ocasiones y le gustaría mucho poder hacerlo de forma permanente, en un museo dedicado a la radio. De momento, lo que hace a través de su web colecciónradios.com que hemos mencionado anteriormente, es invitar a todos los coleccionistas de radios a la formación y actualización de un museo virtual. La iniciativa ha tenido mucho éxito y ya hay más de 65 países representados en dicho museo. Todos los inscritos trabajan activamente en la recopilación de material gráfico y documental, para formar un catálogo lo más extenso y bien documentado posible. En julio de 2008 ya tenían 131.000 radios antiguas repertoriadas, así como 417.000 imágenes de esos aparatos.

¡Lo que no se le ocurra a un coleccionista!




6 comentarios:

Rafael Castillejo - rafaelcastillejo.com dijo...

Siempre recordaré lo que significó para mi abuelo Pascual su primer transistor. Supuso poder escuchar sus programas favoritos y, sobre todo, las noticias y la predicción del tiempo, en cualquier sitio, estuviese donde estuviese. Aquello de poder sacarlo a la puerta de su casa las noches de verano, cuando salía a tomar la fresca, o llevárselo al parque por las mañanas.. Al fin y al cabo, todavía eran tiempos en que la radio no había perdido mucho terreno frente a la televisión.

Querida María José: otro tanto que te apuntas con este gran coleccionista.

Besos.

Anónimo dijo...

Hello, les saludo cordialmente a todos.
Mi nombre es Angel Gabriel les felicito por la coleccion. Ojala cunda el ejemplo, bye y gracias mi email es apocaliptix.18.18@gmail.com

Anónimo dijo...

Mi abuela tenía una radio ('arradio' decía ella... ) como ésta: ¡cuántos recuerdos, cuánta nostalgia! Cuántas horas escuchando los seriales y "cabalgata fin de semana"... Me he emocionado.

Elvira

Seila Lopez dijo...

Bueno gracias por esta pagina me ayudado hacer un trabajo del cole gracias

Marucha dijo...

muchas gracias por este reportaje !!!emocionante.

ED3D dijo...

hola,
tengo un par de radios antiguas para vender

- RADIO PHILIPS modelo B5E83A
- Radio de madera INVICTA. Mod 481. Año 1936. buen estado

si hay alguien interesado puede contactar con:

gus-ta-vo@orange.es

Saludos,